Una nueva planeación para las nuevas prioridades 18-03-2019

El Estado mexicano cuenta, al menos por lo establecido en el texto constitucional, con dos grandes instrumentos para conducir el desarrollo nacional. El primero es el Plan Nacional de Desarrollo (PND), y el segundo, el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

El primero establece los grandes objetivos, estrategias y metas que deben alcanzarse en el país en un lapso de seis años; mientras que el segundo sintetiza los principales criterios de política económica mediante los cuales se alcanzan o no, las directrices del PND.

Será importante que en este proceso se abra un auténtico diálogo, que el gobierno de la República ejercite una genuina escucha y que esté abierto a recoger las propuestas de todas y todos, como las 100 propuestas para el Desarrollo que recientemente fueron presentadas por la UNAM al Secretario de Hacienda.
Discutir el Plan Nacional de Desarrollo implicará, a partir del discurso del Presidente, un complejo proceso de armonización entre aspiraciones, anhelos y valores, y el articulado de la Constitución, para a su vez, definir nuevas prioridades de política pública y de gobierno, y con ello, definir cómo y con qué recursos podrá cumplirse la ambiciosa agenda que ha sido planteada.

  Descargar audio (7,2 MiB, 14 hits)