Seleccionar página

Precios, producción y seguridad alimentaria

por Francisco Javier Mayorga Castañeda

Nuevamente el mundo se ve amenazado por una disminución en la oferta de alimentos – provocando un descenso de inventarios, reducción del comercio de granos y el consecuente aumento de precios, especialmente de maíz, trigo y azúcar–; aunque es necesario precisar que ni hoy ni en meses próximos está o estará en riesgo la seguridad alimentaria de todos los mexicanos, así lo indica el pronóstico de producción del año agrícola 2012 y las expectativas que genera la política agrícola puesta en marcha por el Gobierno Federal, que brinda certidumbre al productor.


Aunque la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que la situación actual no es tan crítica como la observada en 2007 y 2008, analistas consideran que cuando llegue el invierno al hemisferio norte, la situación podría agravarse; por ello la SAGARPA se mantiene alerta sobre el desarrollo de las cosechas a nivel mundial y los precios de los cultivos maíz amarillo (forrajero), arroz y granos oleaginosos, de los que somos importadores netos.

En los últimos seis años, el Gobierno Federal ha invertido en bienes públicos con el propósito de garantizar una mayor producción de alimentos y un mejor nivel de vida de los productores. La estrategia se sustenta en dos pilares: 1) aumento de la productividad, con base en la aplicación de paquetes tecnológicos adecuados a la región agroecológica y a la capacidad de inversión del productor; y 2) certidumbre en las actividades productivas, minimizando riesgos sanitarios, climáticos y de mercado. Estas orientaciones de estrategia permiten preservar la seguridad alimentaria de todos los mexicanos.

Los Precios

De acuerdo con el Índice de Precios de los Alimentos en el Mundo, en elaborado por la FAO(I), entre 2006 y julio de 2012 los precios mundiales de los alimentos han aumentado a una tasa media anual de 9.2%, con dos claros periodos de volatilidad (marzo de 2007 a diciembre de 2008 y junio de 2010 a mayo de 2012), y que nuevamente repuntaron (6%) en julio de 2012.

Seguridad alimentaria

En los seis años recientes, el Gobierno Federal ha venido trabajando con el objetivo de “Abastecer el mercado interno con alimentos de calidad, sanos y accesibles provenientes de nuestros campos y mares”(IX), a fin de garantizar la Seguridad Alimentaria de todos los mexicanos, mismo que se ha venido cumpliendo en la presente administración (2006-2012), de acuerdo con tres indicadores:

a) Índice de Seguridad Alimentaria de la FAO(X), que corresponde a la parte de las exportaciones que un país destina a la compra de alimentos en el mundo, si un país invierte más del 25% cae en el rango de dependencia alimentaria. México promedió 7.5% de 2007 a 2011, lo cual indica que estamos muy lejos de una situación de dependencia y más bien se acerca a la seguridad alimentaria.

b) Producción respecto del Consumo Nacional Aparente, en promedio el 88.4% de la demanda de alimentos de los mexicanos es cubierta con producción nacional (XI) y es de destacar que en el caso de los alimentos procesados el porcentaje se eleva a 90.9%.

c) Índice de Seguridad Alimentaria Mundial de The Economist y Dupont (XIII), donde se señala que:

• México ocupa el segundo lugar en América Latina en seguridad alimentaria, sólo después de Chile.

• Los programas alimentarios tienen una cobertura amplia.

• El balance entre costo y disponibilidad de alimentos está en línea con las tendencias mundiales.

• Los mexicanos dedican al consumo de alimentos un porcentaje de su ingreso similar al promedio global.

• México y, en general América Latina, califican muy bien en cuanto al bajo riesgo sanitario en alimentos.

• México es el país con mejor calificación en América Latina respecto a la suficiencia en el abasto de calorías per cápita por día.

Producción Agropecuaria y pesquera

Como se pude advertir en la descripción que a continuación se hace de la producción agrícola, pecuaria y acuícola y pesquera, son pocos los productos en los que podría considerarse una situación crítica de abasto en 2012 y principios de 2013. Entre ellos, es posible mencionar maíz y frijol y, por problemas sanitarios, el huevo. En el resto de los productos la oferta está garantizada.

Es necesario aclarar que el abasto de maíz para consumo humano está garantizado y se ubica en alrededor de 13 millones de toneladas. Las compras de maíz amarillo forrajero, realizadas en el exterior entre enero y julio del presente año representan 6.2 millones de toneladas, 41.6% más que en el mismo periodo de 2011. Situación que no significa que haya desabasto anormal de ese forraje, sino que los agentes aplicaron su racionalidad y adelantaron compras ante un descenso de las exportaciones estadounidenses de ese grano.

En el caso del frijol, entre enero y junio de 2012 se importaron 123 mil toneladas, 138% más que en el mismo periodo del año anterior, debido a que la caída de la producción de este cultivo fue significativa (50.9%), al ubicarse justo en los estados que mayor afectación tuvieron por la sequía. Sin embargo, se realizan acciones para recuperar su producción este mismo año.

Producto Interno Bruto (PIB) Agroalimentario (XI)

En 2011, el PIB Agroalimentario mostró un comportamiento similar al del año previo (ligero incremento de 0.1%), en términos reales. La producción de alimentos y bebidas procesados creció

2.3%, lo cual permitió compensar la baja de las actividades primarias (-3.0%) derivada de las condiciones climatológicas adversas, al presentarse una helada atípica en el norte del país y una prolongada sequía en gran parte del territorio nacional.

De acuerdo con el INEGI, durante los primeros seis meses de 2012, el PIB Agroalimentario recuperó su dinamismo y creció 4.4% respecto del mismo periodo del año anterior, impulsado por el considerable aumento del sector agropecuario y pesquero (7.6%), donde la agricultura recobró actividad y creció vigorosamente (13.1%), mientras que la industria agroalimentaria mantuvo su ritmo expansivo (2.3%).

Conclusiones

México ha logrado salvar los periodos de volatilidad de los precios de los alimentos (marzo de 2007 a diciembre de 2008 y junio de 2010 a mayo de 2012) y, aunque muestran una tendencia a aumentar, su senda se pronostica sin cambios abruptos que pudieran afectar las decisiones de los agentes de los diferentes eslabones de las cadenas productivas.

El crecimiento de los precios de los alimentos en el mercado interno se relaciona más hacia problemas internos por afectaciones climáticas, que por la transmisión de la volatilidad internacional de precios.

Las políticas dirigidas al campo en la presente administración han sido recibidas favorablemente por los productores, por lo que, una vez salvados los problemas climatológicos, han reiniciado sus actividades productivas, incluso adelantando siembras como sucedió en Sonora y Sinaloa en 2011.

Los problemas climatológicos sólo alcanzaron a algunos cultivos, especialmente a maíz y frijol; algunos compradores adelantaron sus adquisiciones en el exterior ante la posibilidad de una baja en las exportaciones estadounidenses.

En estos seis años, el Gobierno Federal ha aplicado una política agropecuaria dirigida a garantizar la seguridad alimentaria de todos los mexicanos. No existe riesgo de perderla ni ahora ni a corto y mediano plazos.•

Notas y referencias

I. FAO, Índice de Precios de los Alimentos en el Mundo.

II. Correlación de precios internos de aceites y grasas comestibles respecto a los internacionales (R2 =0.3715).

III. INEGI, índice de Nacional de Precios al Consumidor, internet, 2012

IV. Correlación de precios internos de los alimentos respecto a los internacionales (R2 =0.4950)

V. Correlación de precios internos de los cereales respecto a los internacionales (R2 =0.4043)

VI. Correlación de precios internos del azúcar respecto a los internacionales (R2 =0.5920).

VII. Correlación de precios internos de las carnes respecto a los internacionales (R2 =0.6908).

VIII. Íbid.

IX. SAGARPA, Programa Sectorial 2007-2012, México, D.F., 2007

X. Su cálculo es: Importaciones alimentarias /Exportaciones totales*100). Este índice representa la cercanía o lejanía de una dependencia alimentaria. Cuando el índice es mayor a 25%, significa que el país se encuentra en dependencia alimentaria.

XI. SAGARPA, Análisis de las Importaciones, documento interno, julio de 2012.

XII. Producto Interno Bruto (PIB) Agroalimentario, que mide la generación de valor en las actividades del campo y mares del país, se integra por los productos de la agricultura, ganadería, caza, pesca, aprovechamiento forestal, actividades relacionadas con el sector e industrias de los alimentos y las bebidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...