Select Page

Protección a los periodistas y defensores de derechos humanos, cuenta pendiente

De acuerdo con la organización “Reporteros sin Fronteras. Por la libertad de la información”, en 2017 se registraron 52 asesinatos a periodistas en 17 países. México, con 11 casos, ocupó el primer lugar de esta lista, seguido Irak y Siria —dos países que tienen conflictos bélicos—, con ocho casos para cada uno de ellos


Entre 2012 y 2017 esta organización registró 434 asesinatos en 46 países, entre los cuales México concentró más de 9% de los casos (40 registros). Destaca que, a partir de 2014, año en el que México ocupó el décimo lugar, con tres registros, esta problemática incrementó, y en 2015 nuestro país se colocó en el tercer lugar, con ocho casos, y en 2016, con 10 registros, en el segundo lugar.

Captura de pantalla 2018 01 17 a las 9.09.22 a

En México, con la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, que se expidió en junio de 2012, se creó el Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, del cual deriva un mecanismo con el mismo nombre, cuyo objetivo es establecer un medio de colaboración y de canalizar recursos económicos del gobierno federal a los estados, para promover y defender los derechos humanos y la libertad de expresión de los beneficiarios de este mecanismo.

Para este fondo, en 2017 se destinaron recursos por un monto de 16.8 millones de pesos, mientras que para 2018 el monto aprobado fue de 20.5 millones de pesos.

Al cierre de 2017, a dicho mecanismo se sumaron 200 beneficiarios (114 periodistas y 86 defensores de los derechos humanos), lo que da un total de 664 beneficiarios, e indica un gasto promedio de 2,339 pesos mensuales por cada uno de ellos.

En cinco estados se localizan 315 beneficiarios, es decir, 47.4% del total. La Ciudad de México encabeza la lista, con 132, le siguen el Estado de México, Michoacán, Tamaulipas y Veracruz, con cifras entre 42 y 49 para cada uno de ellos, lo que significa que en estos estados se percibe un mayor peligro para ejercer el periodismo y las actividades en favor de la defensa de los derechos humanos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Loading...