Seleccionar página

Salarios y condiciones laborales / Invitado: Dr. Miguel Reyes Hernández

Miguel Reyes H

México es uno de los países con más bajos niveles salariales de todo el continente americano; más allá del ingreso, el mercado de trabajo en el país se caracteriza por la precariedad en las condiciones laborales de la población y una economía estructuralmente tendiente a la informalidad, pues se generan pocos empleos, y los que se crean, no dan acceso a salario digno ni a prestaciones económicas y sociales, como la seguridad social


Al respecto, el Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México y Puebla documenta en su Informe 2018 que “si se considera sólo la edad, los jóvenes constituyen el grupo de población que está en la peor situación en el mercado laboral de nuestro país”.

El informe 2018 del Observatorio, ‘Los jóvenes y los mercados laborales’ evidencia que “cerca del 66% de las y los jóvenes mexicanos, de 15 a 29 años de edad que se encuentran laborando, están en situación de precariedad laboral por carencia de prestaciones de ley en salario y condiciones laborales”.

En efecto, de acuerdo con dicho informe, “el 81% de las y los jóvenes que trabajan no tiene una remuneración digna y sus salarios mensuales promedio son menores a las percepciones promedio del total de la población ocupada”. Además, “el 66% carece de acceso a la seguridad social, únicamente el 45% tiene acceso a la salud, el 50.6% carece de cualquier tipo de prestación social y únicamente 18.4% tiene vacaciones, aguinaldo, Infonavit y otras prestaciones superiores a las de ley”.

Otro dato que refleja las condiciones de precariedad laboral en la que se encuentra la población asalariada joven de México es el relativo a la jornada laboral; en este sentido, el informe evidencia que el “50.6% tiene una jornada diaria de más de ocho horas, frecuentemente sin pago de horas extra; y que el 27.7% trabaja menos de ocho horas al día, lo que reduce sus percepciones mensuales”.

Adicionalmente, es importante destacar que de acuerdo con Coneval, quienes tienen las mayores dificultades para insertarse en empleos formales son los jóvenes de entre 15 y 29 años; en 2017, por ejemplo, el 60% de personas jóvenes ocupadas se encontraban en empleos informales.

Frente a estos datos, no hay duda: el mundo del trabajo requiere de una urgente reestructuración; se trata de lograr que los empleos sean no sólo dignos, en el sentido de que garanticen un salario y prestaciones que permitan el acceso al bienestar, como lo establece la Constitución, sino de que su estructura interna permita acceso igualitario entre hombres y mujeres.

En palabras del doctor Miguel Reyes “ni los jóvenes, ni la población trabajadora podrán reducir su precariedad y pobreza, ni mejorar su bienestar, sin el ejercicio pleno de sus derechos laborales establecidos en la Constitución y leyes secundarias, como la Ley Federal del Trabajo”.

Mira el programa en: 

Reyes Hernandez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...