Seleccionar página

Sin empleo

En  octubre de 2018, el Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana dio a conocer los resultados de su investigación El sexenio del empleo precario y los bajos salarios, en ella, se da cuenta de lo siguiente:

  1. «La política salarial-laboral de la administración del presidente Enrique Peña Nieto destruyó fuentes de trabajo en empleos de altos salarios y sólo presentó crecimiento del empleo en salarios de baja remuneración».
  2. «En la administración de Peña Nieto, la precariedad en las condiciones laborales, con población sin seguridad social, contratación no permanente y sin prestaciones, se vio acompañada de creación de puestos de trabajo con menores salarios y destrucción de empleos con mayores remuneraciones».
  3. «En el sexenio de Peña Nieto se crearon empleos en mayor precariedad por condición salarial y se perdieron trabajos mejor remunerados:
    • La población asalariada donde hubo un mayor crecimiento del empleo fue la integrada por trabajadores que perciben más de un y hasta dos salarios mínimos mensuales. Entre 2013 y el 2018 se crearon tres millones 189 mil 748 puestos de trabajo en esta población».
    • Donde más fuentes de trabajo se perdieron fue entre quienes reciben de sueldo más de tres y hasta cinco salarios mínimos. Entre quienes ganan más de cinco salarios mínimos se perdieron un millón 39 mil 213 empleos».
  4. «Actualmente el 60% de los trabajadores asalariados, viven en condiciones de precariedad: no tienen seguridad social, prestaciones de ley, contratación definitiva, laboran más de 8 horas y reciben remuneraciones debajo de la línea de pobreza».

Frente a este panorama, es importante destacar las recomendaciones emitidas por el Observatorio de Salarios, el cual señala que «una estrategia salarial integral que incluya el monto en que debiera aumentarse el salario mínimo, y los criterios de política salarial que vinculen el salario con la productividad, debe contener al menos, lo siguiente:

  • Indicador de poder de compra. Aumento base de salarios indexado a un Índice de costo de vida.
  • Indicador de eficiencia. Para mantener al menos la misma distribución factorial, el salario debiera aumentar proporcionalmente a la productividad media del trabajo por sector, rama o clase de actividad.
  • Indicador regional. Captura el efecto conjunto sobre las remuneraciones de varios factores:
    • Índice de costo de vida por región.
    • Patrones de consumo diferenciados.
    • Divergencia de productividad por región.
  • Indicador de equidad. El factor de equidad se establece como respuesta a una desigualdad en la productividad, construyéndose con un inverso de la productividad.

Ve también: «Salarios y condiciones laborales»


Sin_Empleo_Miguel_Calderón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...