Seleccionar página

Un profundo cambio social: la tendencia de divorcios de mujeres

Un profundo cambio social: la tendencia de divorcios de mujeres

La estructura de las familias y la dinámica de las relaciones en los hogares es uno de los indicadores de mayor complejidad y sobre los que menos estudios a profundidad se han realizado en México en las últimas décadas; hecho sorprendente debido a los acelerados procesos de cambio que se están dando, y al impacto que están teniendo en las relaciones sociales en su conjunto.

Además de los factores individuales, que son siempre múltiples y diversos, aquellos que probablemente están incidiendo en el incremento en el número de divorcios, son al menos, los siguientes:

a) El significativo incremento en el nivel educativo de las mujeres en las últimas tres décadas.

b) La radical transformación del mercado laboral, y una cada vez mayor participación de las mujeres en el mundo del trabajo.

c) El desorden urbano y la compleja dinámica de movilidad en los espacios públicos, que reducen tiempos y calidad de la convivencia en los hogares.

d) Una mayor conciencia social respecto de la indeclinable exigencia de igualdad entre mujeres y hombres.

e) Un creciente rechazo a la violencia que se ejerce en contra de mujeres, niñas y niños, que lleva a muchas de ellas a separarse legalmente de sus agresores.

Una de las tendencias más interesantes que pueden identificarse a partir de las estadísticas de nupcialidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) es la modificación de los patrones de divorcio, vistos a través de las edades de las mujeres que han tomado la decisión de divorciarse.

En efecto, lo que muestran los datos del INEGI es que, tanto en términos absolutos, como en los relativos, hay cada vez más divorcios de mujeres de más edad.

Lo anterior está vinculado, como ya se dijo, a los cambios en varios factores estructurales, a los que debe agregarse, por supuesto, el incremento en la edad promedio en la que se contrae matrimonio, la cual se ha ido desplazando paulatinamente hacia los segmentos de mayor edad.

Como se dijo líneas arriba, éstas son apenas algunos planteamientos hipotéticos sobre los que es necesario profundizar a fin de tener mayor claridad sobre lo que está ocurriendo en la cuestión social en México.

Los datos

De acuerdo con el INEGI, entre los años 2000 y 2017, se han registrado 1,598,541 divorcios de mujeres; de éstos, en 20,957 casos la mujer tenía entre 15 y 19 años de edad, cifra que representa el 1.3% de los divorcios registrados en el periodo señalado. En el grupo de 20 a 24 años de edad, la suma asciende a 160,387 casos, es decir, el 10% de la cifra total del periodo.

Para el grupo de 25 a 29 años de edad, el número de divorcios se ubica en 276,811 casos, es decir, el 17.3% del total; esto ubica a este segmento etario como el de segundo mayor peso en la magnitud de este indicador. El segmento de 30 a 34 años es en el que se agrupa la mayor cantidad de divorcios de mujeres en el periodo de análisis, con 295,120 casos totales, que representan el 18.5% del total. Mientras que el segmento de 35 a 39 años de edad -el tercero en magnitud y proporción-, concentra 250,786 casos, lo que representa el 15.7% del total de divorcios en el periodo.

En orden ascendente, el siguiente grupo de edad es el de 40 a 44 años, en el que se tiene un registro de 197,742 divorcios, lo que equivale al 12.4% del total. En el segmento de 45 a 49 años la suma es de 175,198 casos, que representan el 8.6% del total; mientras que en el grupo de edad de mujeres de 50 años y más, se concentran 175,198 casos de divorcio, cifra que representa el 11% del total.

También es de subrayarse que el número de casos con edad no especificada de las divorciantes es considerable, pues en el periodo señalado suman 83,463 casos, lo que equivale al 5.2% del total.

Elaboración propia con base en cifras de INEGI

La transformación y las tendencias

a) Las más jóvenes. Los datos del INEGI permiten percibir con toda claridad los cambios en las tendencias de los divorcios de mujeres según su grupo de edad.

En ese sentido, es interesante observar que entre las niñas y jóvenes de 15 a 19 años de edad, el número de divorcios registrados en el año 1990 fue de 2,436; en el año 1995 pasó a 1,480; en el año 2000 la cifra se mantuvo relativamente estable con 1,486 casos; en el 2005 descendió nuevamente a 1,188 casos; en el 2010 bajó a 984 casos; en el 2015 registró un nuevo crecimiento a 1,058 casos, mientras que en el 2017 llegó a la cifra más baja, con 752 casos.

En este indicador la tendencia deberá aproximarse rápidamente a cero, a partir del 2018, cuando quedó definitivamente prohibido el matrimonio, en todo el país, entre menores de 18 años. En el caso de las mujeres de 20 a 24 años de edad, las cifras han pasado de 8,499 casos en 1990, a 7,776 en el año 2000; creció a 8,467 casos en el año 2010; pasó a 10,124 casos en el 2015, y a 10,266 en el año 2017.

Por su parte, en el grupo de 25 a 29 años de edad, las cifras han crecido de 10,794 casos en 1990, a 11,522 en el año 2000; creció a 15,455 casos en el 2010; a 18,655 en el 2015 y a 19,765 en el 2017.

Elaboración propia con base en cifras de INEGI

b) Las adultas jóvenes. Como ya se dijo, el grupo de mujeres en que se registra el mayor número de divorcios es el del segmento etario de 30 a 34 años de edad.

En este segmento, la cifra ha crecido de 8,520 casos en el año de 1990 a 9,915 en el año 2000; en el 2010 se ubicó en 16,435 casos; en el 2015 llegó a 21,818; mientras que en el año 2017 se ubicó en 23,458 casos.

Por su parte, en el grupo de 35 a 39 años de edad, en 1990 se registraron 5,508 divorcios; la cifra fue de 7,439 casos en el año 2000; creció a 14,381 casos en el 2010; a 19,980 en el año 2015 y a 23,014 en el 2017.

Finalmente, en el grupo de 40 a 44 años de edad, en el año de 1990 hubo 3,127 divorcios; en el año 2000 creció a 5,068 casos; en el 2010 llegó a 10,393 casos; la cifra creció nuevamente a 17,595 casos en el año 2015; para llegar a un nuevo récord de 20,517 casos en el año 2017.

Elaboración propia con base en cifras de INEGI

Las mujeres mayores

A diferencia de lo que ocurría hace décadas, son cada vez más las mujeres adultas y adultas mayores que se divorcian; en efecto, de acuerdo con los datos del INEGI, en el segmento de mujeres de 45 a 49 años de edad, el número de divorcios en 1990 fue de 1,805; pasó en el año 2000 a 3,094 casos; en el 2010 la cifra creció a más del doble, con 7,413 divorcios.

Para el 2015 la cifra creció nuevamente de manera acelerada, llegando a 12,456 caso; mientras que en el 2017 se llegó a 15,375 divorcios.

Finalmente, el INEGI agrupa a las mujeres de 50 años y más en un solo bloque. En ese segmento, en el año 1990 hubo 3,812 divorcios; en el año 2000 se registró un descenso a 2,676 casos; en el año 2010 creció nuevamente a 3,324 casos; en el 2015 llegó a un nuevo récord de 5,415 divorcios; mientras que en el 2017 se llegó a una cifra histórica, con 13,418 divorcios, es decir, un crecimiento de 147% en solo dos años.

Habrá que ver en el futuro si se trató de un año atípico, o bien se trata ya de un fenómeno de tendencia.

Elaboración propia con base en cifras de INEGI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...