Seleccionar página

Alto a la violencia

por Kathrin A. Schrieben

Guías de México* y CEIDAS contra la trata de personas en la comunidad Mazahua


Después de frecuentar a la comunidad Mazahua durante los últimos 5 años con diferentes actividades sobre los Objetivos del Milenio de la ONU, decidimos darle un nuevo giro a nuestro servicio, introduciendo la trata de personas como tema. Asesorados por CEIDAS, A.C. elaboramos un programa que aplicaríamos a tres grupos de edad, el día de nuestra siguiente visita a la comunidad, el 26 de agosto de 2012.

Previo a este gran evento capacitamos a todos los voluntarios que participaron, en un taller sobre trata que impartió CEIDAS y al cual asistieron 32 personas, desde guías de 11 años hasta adultos de 50 y tantos.

Todos estuvieron muy impresionados de las diferentes vertientes del tema y convencidos de compartir esta información con una comunidad en franco estado de vulnerabilidad y riesgo. Entre Guías, padres de familia, scouts y amigos, éramos 61 personas las que salimos hacia Toluca, Edo de México.

Higiene personal, ambiental y sus derechos

Los niños mazahuas se dividieron en cuatro grupos, dirigidos cada uno por dos integrantes del staff, para visitar tres bases encaminadas a la higiene personal −de los dientes, de su cuerpo y de su entorno− y una última base dedicada a los derechos de los niños.

Con un divertido juego de lotería, conocieron los derechos de los niños. Al final cada jefe de patrulla recibió una paloma de papel y cada participante una carita feliz como símbolo del compromiso de “Cuéntaselo a quien más confianza tengas” siempre que sientan que sus derechos son violados o corren peligro. Los niños mazahuas se notaban seguros y motivados para intervenir en los juegos y proponer acciones.

Trata de personas

Los jóvenes y los adultos se dirigieron al salón de asambleas, donde CEIDAS proyectó tres videos que servirían para sensibilizar a todos los participantes.

Después de esta introducción los jóvenes salieron a los jardines, para conocer sus derechos. Fue muy interesante la respuesta al preguntar si ellos habían escuchado de algún caso de alguien que se hubiera ido a la ciudad a trabajar. En primera instancia, nadie aceptaba que sabían de algún caso. Poco a poco fueron levantando las manos hasta que todos, TODOS, levantaron la mano y comentaron que conocían primas, vecinas, amigos, conocidos de la escuela que se habían ido y no habían regresado. Con esto pudimos comprobar que esta situación es más común de lo que pensábamos y que efectivamente el tema de trata de personas les sería muy útil.

Se dividieron en cuatro patrullas, cada una dirigida por dos Guías o scouts, cuya misión fue equilibrar su participación para generar equidad de género en las actividades.

Tras conocer sus derechos y entender que NUNCA NADIE se los puede quitar, les pedimos que formaran un gran círculo con una prenda de su vestuario que representara a la comunidad. Suéteres, agujetas, rebozos y otros fueron amarrados los unos a los otros, representándolos dentro de la misma y como sujetos de los derechos de los jóvenes.

Ahora deberían transportar esa enorme cadena por un camino lleno de obstáculos, para lo que nos sirvieron los juegos infantiles de ahí. Subiendo y bajando resbaladillas, pasamanos, changueras, etcétera, la cadena fue expuesta a muchos riesgos y a su propia vulnerabilidad, ya que no todos los amarres fueron igual de fuertes. Fue interesante observar cómo los chicos mazahuas restauraron su cadena cada vez que se abría. Concluimos que la comunidad completa es vulnerable y corre muchos riesgos que ponen en peligro a sus miembros, pero que afortunadamente cuentan con la solidaridad de sus miembros para repararla y dar apoyo a quien lo necesite.

En la siguiente actividad un miembro de la patrulla se convirtió en estatua. Ahora el reto consistió en llevar la estatua, entre todos, todos tocándola, por otro camino sinuoso, pero con la opción de brincar o evitar los obstáculos, si decidían entregar uno de sus derechos a cambio, mismos que fueron sus tesoros de patrulla. Entre todos discutieron cuál derecho preferían perder para avanzar. Concluimos que, por tener una vida fácil, muchas veces no nos damos cuenta cómo vamos perdiendo nuestros derechos.

Fue interesante escuchar cómo un grupo optó por sacrificar la educación, ya que de por sí no les gustaba la escuela. Nunca pensaron que alguien de su edad (un integrante del staff) les contestara que pensaran en su futuro y que sólo la educación los haría salir adelante. Les comentamos los sueldos que las personas con estudios pueden llegar a tener, ellos nunca podían imaginar que una persona pudiera ganar 50,000 pesos al mes debido a sus estudios, son cifras que nunca habían imaginado y que les sirvieron para darse cuenta que la escuela no es mala, y que la educación nos ayuda a tener un mejor futuro.

Hicimos hincapié en que, a pesar de que fue un juego y que la regla principal era ceder sus derechos si algún obstáculo era muy difícil, NADIE NUNCA nos puede quitar ninguno de nuestros derechos.

A través de representaciones, juegos de rol, tuvieron que actuar los diferentes tipos de trata de los que pueden ser víctimas, como lo es la trata sexual (embarazos forzados, prostitución o matrimonios serviles) y la laboral (trabajos forzados, doméstico, en minas, maquiladoras o mendicidad), dejando muy claro que la trata es la esclavitud moderna.

En patrulla, cada participante mencionó por qué es valioso(a) y especial, y mencionó con qué acciones pueden proteger lo especiales que son. Cada joven que sugirió una forma de protección y de buena práctica pudo enrollar una cinta de papel crepé en su pieza de ropa, simbolizando la protección contra la trata; uniéndolas al final representaron un “cerco” de protección que mantendrá a salvo a todos los miembros de la comunidad.

Hablamos de la denuncia como único mecanismo para frenar la trata de personas. Nuestras guías manejaron este momento de una manera excepcional, con la madurez y la tranquilidad para hablar de temas importantes que también les competen a ellas.

Los adultos

Este grupo tuvo una actividad muy parecida a la de los jóvenes, basada en prevención de la trata de personas y el respeto de los derechos humanos con un enfoque hacia la responsabilidad que tienen ellos como adultos para la protección de su comunidad.

Trabajamos con alrededor de 35 adultos divididos en 4 patrullas integradas por papás, mamás y jóvenes, tanto de la comunidad mazahua como de guías.

La intención fue generar una participación equilibrada entre los géneros y ayudar, en grupos más pequeños, a entender este tema tan importante que nos ocupa a todos. Platicamos sobre los derechos humanos, incluyendo los de los pueblos indígenas. Analizamos juntos las situaciones que se vivían en la comunidad, ampliando la visión de los papás de guías.

Algunos adultos mayores nos compartieron su visión sobre los cambios que ha tenido la comunidad en materia de derechos humanos y cómo los manejan.

Los adultos mazahuas comprendieron la importancia del respeto y de la familia y la necesidad de recurrir a la denuncia para evitar la violación de sus derechos. Se dieron cuenta de que ellos mismos pueden prevenir que la comunidad sufra por cuestiones como la trata de personas. Cada integrante en la patrulla recibió una cinta de papel crepé como símbolo del compromiso que realizaba en ese momento para la protección de su comunidad ante la trata.

Al terminar cada grupo sus actividades, nos volvimos a reunir todos en un gran círculo, chicos, jóvenes y grandes. Ahí repartimos silbatos a todas las personas presentes y prendimos una pequeña fogata. Pasó un representante de cada una de las patrullas para quemar las tiras de papel crepé y las palomas, que representan sus acciones y compromisos personales para actuar contra la trata. Así sellamos, con fuego, nuestro compromiso; el humo y la ceniza llevaron al cielo nuestras esperanzas y fe en un mundo más justo. Los convocamos a hacer mucho ruido con los silbatos que les repartimos, a dejarse oír, a no callar ante una violación de sus derechos.•

Nota:

* Guías de México, Distrito Centro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...