Seleccionar página

Cáncer de mama y de cérvix: dos agendas que la #4T no debe olvidar

Cáncer de mama y de cérvix: dos agendas que la #4T no debe olvidar

Una de las luchas históricas en materia de garantía del derecho a la salud de las mujeres es la relativa a lograr que los servicios públicos de salud detecten con oportunidad, diagnostiquen de manera apropiada y den acceso a tratamientos eficaces y con calidez, a todas las mujeres que enfrentan la dura realidad del cáncer de mama y del cáncer de cérvix.

A pesar de las múltiples campañas que se han desarrollado desde la sociedad civil y desde distintas administraciones Federales, Estatales y Municipales, la realidad es que poco se ha avanzado en este tema; de hecho, en el caso de la detección y tratamiento oportuno del cáncer de cérvix se registra un peligroso estancamiento, mientras que en lo relativo al cáncer de mama las cosas, lejos de mejorar, han empeorado severamente.

Te puede interesar: «El cáncer de mama: una amenaza creciente»

Sin atención oportuna

La clave para salvar la vida de una mujer con cáncer se encuentra en la detección oportuna y acceso inmediato a un tratamiento especializado y de calidad. Sin embargo, esto no ocurre en el país. En efecto, los datos del Primer Informe de Gobierno del Poder Ejecutivo Federal (México, 2019), muestran muy bajos porcentajes de detección oportuna por parte de los servicios públicos de salud.

En el caso del cáncer de cérvix, el porcentaje de detección oportuna entre los años 2007 y 2019 presenta un grave retroceso. En efecto, en el primer año señalado, el porcentaje fue de 64.6%; para el año 2010 no se registró un avance significativo, pues el indicador fue de 65%; en el año 2015 el indicador reportado por la Secretaría de Salud fue de 57.7%; en el 2018 se redujo a 46.7%.

Fuente: elaboración propia con base en el Anexo Estadístico del Primer Informe de Gobierno del Poder Ejecutivo Federal, 2019. Los datos para 2018 y 2019 son estimaciones preliminares de la Secretaría de Salud

Asimismo, mientras que la cifra esperada en 2019 es de aproximadamente el 59%; es decir, apenas se regresaría, sin dejar de ser relevante y de confirmarse el dato, a niveles que no alcanzan lo que ya se tenía en el 2007.

En el caso del cáncer de mama la cuestión es aún peor: en el año 2007 el porcentaje de detección oportuna fue de 8.5%; creció a 17.4% en el 2010; continuó creciendo para llegar a 27.5% en el 2015 (año récord), para continuar con una tendencia decreciente y ubicarse en sólo 22.7% en el 2018. Para el 2019, con base en los datos del Primer Informe del Ejecutivo, se llegaría a cerca de 24%.

La dura realidad de la muerte evitable

Por las características y causas que generan tanto el cáncer de cérvix como el cáncer de mama, ambos son considerados como causas de mortalidad evitable, y en un alto porcentaje, causas de mortalidad en exceso evitable.

En el caso del cáncer de cérvix, se observa una disminución gradual de la tasa de mortalidad, aunque ésta ha sido sumamente lenta. Se espera que ahora que debería haber vacunas para prevenir el contagio del Virus del Papiloma Humano, la tendencia se acelere, pero ello dependerá de que alcancemos en el corto plazo importantes niveles de cobertura de vacunación de las niñas de 10 años de edad en el país.

Así, los datos oficiales indican que la tasa de mortalidad por este tipo de cáncer se ha reducido de 14.1 casos por cada 100 mil mujeres mayores de 12 años registrados en el 2007; a 12.8 en el 2010; a 11.5 en el año 2015; y a una cifra estimada de 10.8 en el año 2019.

Para el caso del cáncer de mama la tendencia es completamente a la inversa, pues se registra un incremento gradual a lo largo de los últimos años. Así, la Secretaría de Salud estimó en 16 defunciones por cada 100 mil mujeres mayores de 12 años; para el año 2010 el indicador se ubicó en 16.3 casos; en el 2015 se había llegado a 18.1 casos; mientras que el indicador estimado para el 2019 se ubica en 19.6 por cada 100 mil mujeres en el grupo de edad señalado.

Fuente: elaboración propia con base en el Anexo Estadístico del Primer Informe de Gobierno del Poder Ejecutivo Federal, 2019. Los datos para 2018 y 2019 son estimaciones preliminares de la Secretaría de Salud

Cifras de espanto

De acuerdo con los indicadores de la Secretaría de Salud, entre los años 2007 y 2018 han fallecido en México 47,869 mujeres por cáncer de cérvix; esto implica un promedio anualizado de 3,989 casos, o bien, 10.9 casos por día. El año con mayor número fue el 2009 con 4,088 defunciones; y el de menor número el año 2012, con 3,832 decesos por esta causa. Para el año 2019, la estimación es de 4,061 casos, o bien un promedio diario de 11.2 casos.

Lee también: Cáncer de mama: prevención y control (OMS)

En el caso del cáncer de mama las cifras son aún más dramáticas pues entre el 2007 y el 2018 se contabilizan 68,422 defunciones por esta causa, lo que implica un promedio anual de 5,702 casos, es decir, 15.6 decesos por día. Para el año 2019 a cifra esperada por la Secretaría de Salud es de 7,356 defunciones, cifra que constituiría un récord histórico en el país, con un promedio diario aproximado de 20.1 casos.

Fuente: elaboración propia con base en el Anexo Estadístico del Primer Informe de Gobierno del Poder Ejecutivo Federal, 2019. Los datos para 2018 y 2019 son estimaciones preliminares de la Secretaría de Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...