Seleccionar página

Eliminar el trabajo infantil para reducir el hambre

por Oficina de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en México (FAO)

Cintillo FINAL

En la actualidad, cerca del 60% del trabajo infantil en el mundo (98 millones de niños y niñas) se desarrolla en la agricultura. El trabajo infantil en este sector daña a niñas y niños y perjudica al mundo rural al perpetuar su pobreza


El trabajo de la FAO se orienta a alcanzar la seguridad alimentaria para todas las personas y asegurar que tengan acceso a alimentos de buena calidad que les permita llevar una vida activa y saludable. Sus objetivos estratégicos son ayudar a reducir el hambre; lograr la sostenibilidad en la producción de alimentos; contribuir a reducir la pobreza en el mundo; ayudar a crear sistemas agrícolas más integrales y eficientes; y aumentar la prevención y resiliencia ante las crisis para disminuir los riesgos, todo esto, en el contexto de hacer efectiva la Agenda de Desarrollo Post 2015.

Una de las expresiones de un desarrollo profundamente desigual es el trabajo infantil. El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC, por sus siglas en inglés), promovido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), considera que la eliminación del trabajo infantil en sus peores formas es una meta de los estados miembros de la OIT en alguna de las tres categorías siguientes:

1. Un trabajo realizado por un niño o una niña que no alcance la edad mínima especificada para un determinado trabajo y que impida su educación y pleno desarrollo

2. Un trabajo que se denomina trabajo peligroso porque pone en peligro el bienestar físico, mental o moral de adolescentes, niñas y niños que están por encima de la edad mínima para trabajar

3. Esclavitud; trata de personas; servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso, como el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados; explotación sexual comercial y pornografía; y actividades ilícitasI.

Para la FAO un menor de edad que trabaja pastoreando ganado, aplicando plaguicidas o trabajando toda la noche en un barco pesquero y está demasiado cansado para ir a la escuela al día siguiente estaría realizando trabajo infantilII.

5 1

De la escuela al trabajo

En lugar de asistir al colegio, millones de niñas y niños de áreas rurales del mundo son trabajadores infantiles, muchas veces escondidos. El trabajo infantil perpetúa el ciclo de la pobreza para los niños en cuestión, sus familias y sus comunidades (FAO, 2010)III.

Para la FAO hay más probabilidades de que las niñas y los niños rurales que trabajan y que no logran acceder a la educación sean los más pobres del mañana en el medio rural. Es muy probable que vivan en pobreza, el analfabetismo, la precariedad del trabajo asalariado y condiciones de total desprotección legal como es el trabajo agrícola y en las zonas rurales e indígenas.

La mayoría (70%) de los niños y niñas que trabajan son trabajadores familiares no remuneradosIV. La participación de mano de obra infantil no remunerada no se da por deseo de las familias o porque no quieran el desarrollo de sus hijas e hijos; algunas pautas culturales, sobre todo en zonas indígenas y rurales, establecen como algo común la ayuda en la granja, la parcela o el solar, llevando a pastar animales, cosechar frutos, recoger leña, acarrear agua y otras actividades sumadas a las que realizan las niñas en la elaboración de alimentos o el cuidado de los hermanos menores.

Pero es más bien la falta de empleo decente, la pobreza y la desprotección social, en contextos de desigualdad social y económica, lo que desencadena y reproduce el círculo vicioso de la pobreza, donde el trabajo infantil juega un papel de amortiguamientoV. Las familias más pobres se ven forzadas a retirar de la escuela a sus hijas e hijos porque para ellos es una estrategia de sobrevivencia que amortigua la crisis que enfrentan a costa de comprometer su futuro y seguridad inmediata, viviendo formas de explotación extrema en trabajos peligrosos.

5 2

Para la FAO la situación es grave no solo por las condiciones de trabajo en la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, con jornadas agotadoras, en ocasiones peligrosas por el uso de sustancias químicas, sino porque representan un riesgo para la vida y la salud de las y los trabajadores agrícolas y campesinos. Para las niñas y los niños, el trabajo agrícola bajo estas condiciones es un riesgo extremo para su seguridad personal. Se puede decir que las niñas y niños trabajadores agrícolas son víctimas de un sistema global y local que les impide el disfrute de sus derechos humanos.

Romper el ciclo de la pobreza

La FAO considera que es necesario contar con medidas adecuadas para romper el ciclo de pobreza de las niñas y los niños afectados, sus familias y comunidades. Para la FAO, sin el derecho humano básico a una alimentación suficiente y de calidad no se puede acceder a otros derechos. La población infantil trabajadora es el eslabón más débil, a menudo invisible dentro de la cadena de vulnerabilidades que vive la población rural en pobreza extrema.

La FAO considera que buena parte del trabajo infantil –a nivel mundial- resulta contraproducente, porque se da en situaciones peligrosas y no permite a las familias alcanzar su seguridad alimentaria, ya que la población infantil trabajadora estará dejando de acceder a las oportunidades que les preparen para su vida futura, afectando también su salud.

Para las niñas trabajadoras, la situación puede ser aún más difícil porque no se cuantifica como trabajo el que realizan en la reproducción y los cuidados y tareas domésticas, enfrentando así una doble carga de trabajo infantil, al combinarlas con otras formas de trabajo, y limitando aún más sus posibilidades de ir a la escuela.

Una definición más amplia de las actividades económicas, incluyendo el trabajo de reproducción social, sin duda contribuiría a hacer visible y cuantificar el trabajo que realizan las niñas rurales y las indígenas, en donde se naturalizan formas de reproducción social especializadas de acuerdo con el género, pero que podrían aumentar la vulnerabilidad de las niñas y adolescentes a otros riesgos como la desaparición y la trata.

5 3

Políticas comprehensivas e integrales

Eliminar el trabajo infantil en áreas rurales requiere un enfoque comprehensivo y que considere los temas de género. Esto requiere una colaboración con gobiernos, agentes sociales y otros actores del desarrollo rural y agrícola, la educación, la salud y el empleo juvenil (FAO, 2010)VI.

La función de la FAO, entre otras, es buscar un enfoque integral y comprehensivo promoviendo esfuerzos destinados a incrementar los ingresos de las familias rurales, y contribuir a diseñar estrategias para lograr la seguridad alimentaria y nutricional para que cuenten con medios de vida sin que las niñas y los niños tengan que trabajar y abandonar la escuela.

5 4

En particular, la oficina de la FAO en México busca aumentar la cooperación entre ministerios nacionales de la política social y la política de producción en el campo; promover la multisectorialidad en el diseño de políticas públicas; y contribuir a desarrollar la capacidad de los gobiernos para que los servicios de extensión agrícola y asesoría a las y los agricultores afronten el trabajo infantil; para esto, se deben atender políticas y programas complementarios como parte de toda planificación de desarrollo rural y agrícola.

Todo esto busca contribuir a lograr la misión de la FAO de alcanzar la seguridad alimentaria para todos y todas, disminuir la pobreza rural y contribuir a una sociedad más justa e igualitaria, con equidad de género y para los pueblos indígenas, lo que contribuirá a la eliminación de las mayores injusticias de nuestro tiempo: el trabajo infantil y la pérdida temprana de derechos de las niñas y los niños rurales e indígenas, lo cual les permita enfrentar un futuro más promisorio y equitativo para sus vidas y para sus comunidades.

5 5

REFERENCIAS:

I. IPEC, OIT (2016) ¿Qué es trabajo infantil? IPEC.-OIT. En línea: http://white.oit.org.pe/ipec/pagina.php?pagina=156

II. FAO (2016) El papel de la FAO en la prevención y reducción del trabajo infantil en la agricultura En Línea: http://www.fao.org/ childlabouragriculture/es/

III. FAO (2010) Romper el ciclo de la pobreza: Llevar a los niños y niñas del trabajo a la escuela. En línea. http://www.fao.org/ docrep/014/i2008s/i2008s07.pdf

IV. FAO (2016) El papel de la FAO en la prevención y reducción del trabajo infantil en la agricultura. En línea. http://www.fao.org/ childlabouragriculture/es/

V. FAO (2015) Handbook for monitoring and evaluationof child labour in agricultureMeasuring the impacts of agricultural and food securityprogrammes on child labour in family-based agriculture. En Línea: http://www.fao.org/3/a-i4630e.pdf

VI. FAO (2010) Romper el ciclo de la pobreza. Llevar a los niños y niñas del trabajo a la escuela” http://www.fao.org/docrep/014/i2008s/i2008s07.pdf

FAO
Oficina de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en México @faomexico fao-mx@fao.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...