Seleccionar página

México supera ampliamente a Estados Unidos… en violencia homicida

México supera ampliamente a Estados Unidos… en violencia homicida

La realidad ha cambiado drásticamente en los últimos años y, en los hechos, México hoy supera ampliamente a los Estados Unidos de América en lo que a la violencia homicida se refiere.


Sigue a los autores en Twitter: @MarioLFuentes1 / @saularellano

La tendencia de la violencia homicida en México es creciente desde el año 2015, en el cual -luego de que del 2012 al 2014 se habían registrado una reducción en el número y tasa de homicidios dolosos-, se presentó un punto de inflexión a partir del que las cifras de defunciones por homicidios intencionales comenzaron a crecer aceleradamente.

Como resultado, el miedo y la desesperanza recorren las calles del país, a la par de la violencia asesina que todos los días deja tirado, como promedio, al menos un cadáver cada 15 minutos.

Frente a ello, los adjetivos no alcanzan para describir el horror que se cifra en los miles de personas que pierden todos los días la vida de manera en extremo violenta.

Durante décadas, un lugar común en nuestro país consistía en afirmar que la sociedad norteamericana era sumamente violenta. Las imágenes de tiroteos, asaltos a mano armada y recurrentes noticias sobre asesinatos en las grandes ciudades, hacían pensar que nuestro país del norte vivía una pandemia de violencia frente a la cual podíamos sentirnos relativamente tranquilos.

Esa realidad ha cambiado drásticamente en los últimos años y, en los hechos, México hoy supera ampliamente a los Estados Unidos de América en lo que a la violencia homicida se refiere.

Los datos nacionales

De acuerdo con la información contenida en el sitio de los Centers for Disease Control and Prevention (el cual puede consultarse en el siguiente enlace electrónico: https://www.cdc.gov/), entre los años 2015 y 2017 en los Estados Unidos de América se cometieron un total de 56,285 homicidios intencionales.

Aplicando un método de estimación por regresión, la cifra estimada para 2018 podría ubicarse en aproximadamente 19,000 casos. Esto significaría que, en aquel país, en los cuatro años referidos, podrían haber ocurrido 75,285 homicidios intencionales.

En contraste, en el mismo periodo, con datos confirmados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en nuestro país se han perpetrado 109,892 homicidios dolosos, es decir, una cifra que es 45.9% superior a la registrada en nuestro vecino país del norte.

Sin embargo, las diferencias se agrandan, si se considera la tasa de homicidios entre ambos países. En los Estados Unidos de América, considerando una población de aproximadamente 327 millones de habitantes, se tendría una tasa anual promedio, para el periodo 2015-2018, de aproximadamente 5.93 homicidios por cada 100 mil habitantes.

En contraste, en México, la tasa anual promedio para el periodo señalado sería de aproximadamente 18.3 homicidios intencionales por cada 100 mil habitantes. Esto es un valor tres veces superior al registrado en los EUA.

Elaboración propia con base en información del INEGI y el Buró del Censo de los Estados Unidos de América

Estados extremos

Hay dos formas de comparar a las entidades con mayor presencia de violencia homicida en ambos países, la primera y más simple, es vía las cifras absolutas.

Este ejercicio permite dimensionar, de un vistazo, las enormes diferencias que existen en este rubro entre entidades norteamericanas y las mexicanas, pues las diferencias demográficas son enormes.

Así, la entidad de los Estados Unidos de América donde se registra la mayor cifra absoluta de homicidios intencionales es California. En ella, entre los años 2015 y 2018 se estima que hubo 7,822 homicidios dolosos.

Por su parte, en nuestro país, la entidad que mayor número de homicidios dolosos concentra en este periodo es el Estado de México, con 11,629 casos.

Elaboración propia con base en información del INEGI y el Buró del Censo de los Estados Unidos de América

Sin embargo, debe considerarse que en el 2018 la población de California se estimó en 39.56 millones de habitantes, mientras que en el Estado de México fue de 17.4 millones de personas.

De esta forma, al obtener la tasa promedio anual de homicidios dolosos, para el periodo de análisis en ambas entidades, el resultado es que en California se ubica en 5.2 casos por cada 100 mil habitantes, mientras que en el Estado de México es de 12.3 homicidios por cada 100 mil habitantes.

La segunda entidad con mayor número de homicidios en los EUA es Texas, con 6,182 casos en el periodo señalado. En México es el estado de Guerrero, con 9,487. Sin embargo, la tasa de homicidios promedio para el primero es de 5.8 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que en Guerrero es de 60.9.

En tercer lugar, en EUA aparece el estado de Florida, con 4,878 homicidios totales en el periodo de referencia, frente a los 8,236 casos acumulados en Chihuahua, que es la tercera entidad con mayor número de estas defunciones en México. La tasa en Florida es de 6.5 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que en Chihuahua es de 36.8.

México y Estados Unidos: desproporción total

La segunda forma de comparar a las entidades mexicanas con los estados de la Unión Americana es precisamente comparando los estados con mayor tasa de homicidios en ambos lados de la frontera.

En esa lógica, el estado que mayor tasa de homicidios registra en los EUA es Louisiana, con 13.7 homicidios por cada 100 mil habitantes. Le siguen: Mississippi, con 12.3, Alabama, con 11.63; Missouri con 10.26; Maryland, con 10.2; South Carolina, con 9.26; Arkansas, con 8.63; Alaska y Nuevo México, con 8.6 cada uno de ellos, y Oklahoma, con 8.53.

En contraste, en México la entidad con peor promedio en el periodo es Colima, con una tasa de 66.26 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes. Le siguen Guerrero, con 60.87; Baja California, con 47.9; Chihuahua, con 36.77; Baja California Sur, con 35.49; Sinaloa, con 32.87; Morelos, con 29.82; Zacatecas, con 28.05; Michoacán, con 24.82, y Guanajuato, con 23.29 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Elaboración propia con base en información del INEGI y el Buró del Censo de los Estados Unidos de América

Estabilidad vs. cambios radicales

Otro dato que permite contrastar la naturaleza y dinámica de la violencia homicida entre ambos países es que en la línea del tiempo, al menos en el periodo analizado, los estados con mayor número y proporción de homicidios dolosos en los EUA han sido las mismas.

En efecto, los cinco estados de la Unión Americana con más homicidios en números absolutos, como los que presentan las mayores tasas, han sido los mismos, en el mismo orden, lo cuatro años para los que se tienen datos comparables.

En contraste, en México ha habido variaciones con una elevada significación estadística. Por ejemplo, en el caso de los estados con mayor número de homicidio doloso a pesar de que en el acumulado el Estado de México tiene la mayor cifra, si se toma solo el año 2018, Guanajuato fue la entidad con más casos, al haber registrado 3,388 homicidios intencionales, según la información del INEGI, frente a 3,101 casos del Estado de México.

Lo mismo ocurre en el 2019, pues, de acuerdo con las cifras preliminares del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, al 30 de septiembre de este año en Guanajuato se registran 2,560 homicidios dolosos, frente a 2,192 de Baja California y 2,163 registrados en el Estado de México.

Este tipo de cambios ha sido constante durante toda esta década, y son una muestra sobre cómo las “guerras” entre grupos criminales, con presencia nacional o regional, generan muerte y terror sobre los territorios que se disputan, ya sea por el control de ciertas actividades delictivas, o bien por el control de rutas y procesos que forman parte de las cadenas delictivas a las que están dedicados.

Como se observa, las diferencias no solo son numéricas, sino que están vinculadas a lógicas criminales distintas. Y son precisamente estas características las que deben determinar las políticas públicas para explicar la fenomenología delictiva nacional. Con base en ella, se deben diseñar nuevas políticas y estrategias de prevención, persecución y sanción.

Lee también: «EN SEPTIEMBRE, NUEVAMENTE, UN HOMICIDIO CADA 15 MINUTOS»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...