Seleccionar página

Trabajo doméstico: alarmantes magnitudes

por México Social / Redacción

El incremento del trabajo doméstico evidencia la incapacidad de nuestro modelo de desarrollo de generar las oportunidades y puestos de trabajo requeridos por una población económicamente activa que crece significativamente mes con mes


En sólo dos años, hubo un crecimiento de 620 mil personas dedicadas a esta actividad, es decir, se registró un crecimiento de 39% en el número de personas que se dedican al trabajo en casas distintas a las que ocupan sus familias a cambio de una remuneración:

De acuerdo con el INEGI, de las 46.2 millones de personas que formaban parte de la Población Económicamente Activa y que se encontraban ocupadas al momento de levantar el Censo en el año 2010, 1.58 millones estaban dedicadas al trabajo doméstico remunerado, cifra equivalente al 3.7% del total; y para el año 2012, de acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE, 2012), el número de personas que forman parte de la PEA y que están ocupadas es de 48.6 millones; y de éstas, hay 2.2 millones que se dedican al trabajo doméstico remunerado, cifra equivalente al 4.5% del total.

Son principalmente mujeres

De cada 100 personas dedicadas al trabajo doméstico, 95 son mujeres. De 2010 a 2012 se registró un crecimiento de 25% en el número absoluto de mujeres dedicadas a esta labor:

De acuerdo con el Censo de 2010, las mujeres representaron en ese año el 94.2% del total de las personas que se dedican al trabajo doméstico remunerado, es decir, que 1.49 millones de mujeres se dedicaban fundamentalmente al trabajo en viviendas distintas a las de sus hogares. Para el tercer trimestre de 2012, esta cifra había crecido a 1.96 millones de mujeres.

Con rezago educativo

Aunque el fenómeno del trabajo doméstico es multifactorial, el nivel educativo de quienes están ocupadas y ocupados en este sector resulta fundamental.

Según los datos del INEGI, el 60% de quienes trabajan en el sector de las viviendas particulares cuentan con estudios de primaria. Uno de cada tres cuenta con estudios de secundaria; mientras que el 6.3% cuenta con estudios de educación media superior o incluso con algún grado de instrucción superior.

La infancia en el trabajo doméstico

Otro tema preocupante es la inserción de la niñez en el trabajo doméstico y sus repercusiones en el rezago educativo: según cifras del INEGI de 2010 a 2012, el número de niñas, niños y adolescentes de 14 a 17 años que trabajaban en el servicio doméstico remunerado creció 11.1%, tras pasar de 164,802 a 183,758, y es importante señalar que 88 de cada 100 personas en este grupo de edad dedicadas al trabajo doméstico pertenecen al sexo femenino.

En este orden de ideas, se encuentra también el trabajo doméstico en la propia casa: 20.2 millones de niñas y niños realizan quehaceres domésticos en su hogar, 11.6% de ellos le destinaron 15 horas o más a la semana y 9.5% no asiste a la escuela, es decir, 1.9 millones. De acuerdo con el mti, 2011: “La participación de los niños y las niñas en las actividades domésticas en sus propios hogares es elevada, pero es más alta entre los que no asisten a la escuela”.

Situación en los estados

Según la información oficial, los cinco estados con mayor porcentaje de trabajo doméstico remunerado son: Veracruz, con un 6.2% respecto del total de la población ocupada; Yucatán con 6%; Morelos con 5.9%; Tabasco con 5.8% y Querétaro con 5%.

Las cinco entidades con menor proporción de trabajo doméstico, respecto del total de personas ocupadas son: Oaxaca y Nayarit con 3.5%; zacatecas con 3.4%; Baja California y Durango con 3%; y Sonora con 3.1%.•

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas

Cargando...